Buscador de recetas

Cocinar con niños

La mayoría de los adultos estamos acostumbrados a cocinar solos, sin compañía y mucho menos con la de los más pequeños de la casa. Y sin duda, el fin de semana es el único momento en el que unos y otros disponen de tiempo para enseñar y aprender, respectivamente, a manipular y utilizar los alimentos. Yo personalmente, solo tengo los domingos para disfrutar de la cocina con mi hija de 8 años a la que le encanta "meterse en faena", sobretodo cuando se trata de mancharse.

Lo que está claro es que si seguimos unas mínimas medidas de seguridad en la cocina, compartir estos momentos con nuestros hijos puede ser un verdadero placer y un aprendizaje que un día les será más que útil.

De esta manera:
  • Si hay un niño en la cocina debe de estar siempre acompañado de un adulto.
  • El pequeño se sentirá mucho más cómodo si dispone de una mesita baja y una silla de su tamaño. Manipular y preparar los alimentos será así mucho más cómodo para él.
  • Tenemos que ser muy cuidadosos con los cuchillos y los utensilios afilados. Deben de estar siempre en sitios altos, fuera del alcance de los más pequeños.
  • Es preferible acostumbrarse a cocinar en los fogones traseros. De esta manera podremos evitar posibles accidentes. Además hay que procurar mantener los mangos de las sartenes y de los cazos hacia dentro.
  • No dejar a los más pequeños manipular el fuego, ni los microondas.
  • El suelo tiene que encontrase limpio y seco. Los resbalones en la cocina son frecuentes y nos pueden dar algún susto que otro.
Si conseguimos que la cocina cumpla estos requisitos mínimos de seguridad podremos estar más tranquilos y más pendientes de los alimentos y la comida y menos de esos revoltosos que todo lo tocan.

Son muchas las cosas que nuestros hijos pueden aprender siguiendo nuestras indicaciones. Aunque hemos de tener en cuenta que las tareas que les mandemos tienen que estar dentro de sus posibilidades. Y algo aun más importante, hay que procurar centrar la atención de los pequeños. Esto se consigue realizando platos vistosos y divertidos.

La cocina tiene que ser un juego para ellos, si no les interesa no participarán. De esta manera acciones como...
  • Limpiar y poner la mesa
  • Lavar los vegetales, despedazar la lechuga
  • Amasar y dar forma a la masa
  • Revolver las ensaladas
  • Colocar los ingredientes sobre una base de pizza
...pueden convertirse en un método infalible para que el día de mañana nuestro hijo se sepa desenvolver mucho mejor entre fogones.

Cuando nuestro hijo tenga más de 10 años, podremos comenzar a enseñarle a pelar las patatas, la fruta, utilizar la batidora, y en suma hacerle más familiar el uso de los utensilios propios de la cocina. Eso si, en estos casos, siempre bajo la atenta mirada de los padres.

El futuro de nuestros hijos o al menos lo que depende de su alimentación está en juego, que sean conscientes de lo importante que es una alimentación sana y nutritiva, que no se desentiendan en un futuro de todo lo relacionado con la cocina, que sepan valerse por si mismos entre fogones y que valoren el trabajo de sus mayores tiene que ser un objetivo para aquellos padres que quieran dar un educación completa y práctica a sus hijos.


Share/Bookmark
votar

No hay comentarios: