Buscador de recetas

¿Sabias que... (XI)

...cuando pelamos cebollas lloramos por culpa del ácido sulfúrico?

Sí, como lo oyes.

Las lágrimas aparecen por los aceites volátiles que le confieren a la cebolla su sabor característico y que contienen un tipo de moléculas orgánicas denominadas sulfóxidos de aminoácidos. Al cortar el tejido de una cebolla, se liberan unas enzimas llamadas alinasas que convierten a estas moléculas en ácidos sulfénicos, que a su vez forman el verdadero agente desencadenante de las lágrimas: el syn-propanotial-S-óxido, que al ser detectado por las terminaciones nerviosas de la córnea, segregan lágrimas y al entrar en contacto con este óxido generan ácido sulfúrico, lo que hace que surja el molesto, y a veces doloroso, picor de ojos.

La formación del syn-propanotial-S-óxido alcanza el máximo treinta segundos después de efectuar el primer corte a la cebolla y completa su ciclo al cabo de cinco minutos.

Para tranquilizaros os diré que una vez hemos cocinado la cebolla esos ácidos se pierden por lo que las cebollas dejan de ser nocivas.

¿Cómo evitamos dichas molestias? Cortando la cebolla bajo agua fría. Los compuestos volátiles sulfurados se liberarán pero reaccionarán con el agua en lugar de alcanzar tus ojos.
También se puede evitar manteniendo las cebollas en frío permanentemente o congelandolas durante unos diez minutos antes de cortarla, así la temperatura fría de la cebolla ralentizará la reacción que da lugar a esos compuestos sulfurados volátiles.


[Vía Ojo Científico/Google]


Share/Bookmark
votar

No hay comentarios: