Buscador de recetas

Crema de calabaza

Aunque todavía amanecen días soleados, sobretodo por aquí por el sur, ya va haciendo algo de frío y apetecen sopas y cremas, principalmente a la hora de cenar.

Normalmente en casa hacemos crema de calabacín pero esta vez opté por una calabaza violina con muy buena pinta que vi en la frutería y no lo dudé ni un momento.


Nº comensales: 6 personas
Tiempo de preparación: 30 minutos
Dificultad: Baja

Ingredientes:

1 calabaza violina de aproximadamente 1 kg.
1 calabacín mediano
4 zanahorias grandes
2 patatas grandes
1 puerro pequeño
1 cebolla
1 diente de ajo
120 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
100 gr de mantequilla
200 cc de nata líquida para cocinar
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta molida
Sal

Elaboración:

Aunque no hay una receta maestra, las cremas de verduras se hacen poniendo todo a cocer y luego se tritura pero a mi me gusta darle un toque diferente sofriendo con un poco de aceite de oliva la cebolla, el puerro y el ajo, así que procedemos a ello en una olla alta.

Una vez que han cogido color añadimos en la olla la calabaza pelada, sin pipas y cortada en trozos, el calabacín cortado en rodajas gruesas (si utilizamos un calabacín negro, a la hora de triturar nos quedarán unas pintitas oscuras en la crema que quedan muy bien, además de que la piel tiene muchísimas vitaminas), sin pelar pero bien lavado y sin puntas, las zanahorias peladas, las patatas peladas, lavadas y cortadas en cachelos y ponemos agua hasta la mitad de lo que ocupa la verdura. En éste momento podemos añadir un chorrito de aceite de oliva virgen y ponemos a cocer al fuego máximo, con la olla tapada.

Una vez que la calabaza está tierna apagamos el fuego. Añadimos el queso crema, la mantequilla, la nata líquida, la pimienta molida y la sal y trituramos todo hasta dejar una crema fina. Vertemos la crema en una sopera y servimos directamente en la mesa.


Sugerencias:

Como podéis ver en la foto, anoche serví la crema poniéndole un poco de queso crema en el centro, espolvoreando cebolla frita (la venden en supermercados en pequeños cubitos) y queso parmesano rallado.

A la hora de sazonar hay que tener en cuenta que la calabaza es bastante dulce y habrá que añadirle más sal de lo que solemos poner en la comida. Con el queso parmesano salvé este pequeño 'obstáculo' :)


Share/Bookmark
votar

No hay comentarios: