Buscador de recetas

Puré rústico de patatas

Este puré me lo enseñó un jefe de cocina viejete que tuve hace muchísimos años, cuando yo todavía estaba fuera de la cocina y me dedicaba a servir detrás de la barra o a tomar nota en las mesas (sí, también he sido camarero :P ).

No es nada difícil de hacer, además de rápido, y sirve como guarnición de cualquier plato, tanto pescados (en este caso habría que cambiar el caldo por uno de pescado) como carnes, especialmente el roast beef que tanto gusta a los ingleses. Aunque la receta original se hace sin quitar la piel de las patatas yo prefiero hacerlo con las patatas peladas.

Nº comensales: 4 personas
Tiempo de preparación: 20 minutos
Dificultad: Baja

Ingredientes:

1 kg de patatas
1 vaso de caldo de pollo o de carne
100 gr de mantequilla
4 cucharadas de aceite de oliva
1 limón
1 hoja de laurel
Pimienta negra molida
Perejil fresco
Sal

Elaboración:


En una olla mediana ponemos el caldo, medio litro de agua y una o dos hojas de laurel, ponemos al fuego y cocemos las patatas peladas y cortadas en trozos no muy grandes. Una vez que estén tiernas escurrimos el agua (podemos guardarla como fondo para sopas) y, en la misma olla, ponemos la mantequilla en dados, el aceite de oliva y el zumo de medio limón. Machacamos con un tenedor. No os preocupéis si quedan pequeños trozos de patatas ya que estamos realizando un puré rustico y esa es su característica principal. Lavamos y picamos el perejil fresco y lo mezclamos con el puré. Ponemos sal y pimienta negra molida al gusto y ya podemos servir.

Esta vez no hay foto... no me dio tiempo de hacerla antes de que se lo comieran :)

ACTUALIZACIÓN: Inserto fotografía del puré.

Sugerencias: Podemos añadir cualquier ingrediente cortado en dados (jamón, queso curado, queso semi, mezcla de quesos, setas salteadas, champiñones, frutos secos, etc) al puré cuando aún esté muy caliente, para darle otro toque diferente, siempre dependiendo de a qué vaya a acompañar.

Aunque no soy muy de usarlas, si no disponemos de caldo en casa podemos recurrir a las pastillas de caldo. Sólo habría que sustituir la cantidad de caldo por agua.


Share/Bookmark
votar

No hay comentarios: