Buscador de recetas

Pastel vegetal

En Sevilla hay un lugar mítico para tapear, El Patio de San Eloy, donde ponen una tarta vegetal que quita el "sentío", sobre todo en verano y con una cervecita o un tinto de verano en la mano. He aquí mi versión, que ahí donde la véis ha caído casi entera esta noche 😄

Nº comensales: 8
Tiempo de preparación: 30 minutos
Dificultad: Baja


Ingredientes:

24 rebanadas de pan de molde sin corteza
250 gr de atún en conserva
125 gr de tomate frito
Media lechuga iceberg
Maíz dulce
6 huevos
8 lonchas de jamón cocido
8 lonchas de queso
1 bote de mahonesa


Elaboración:

Antes de nada ponemos a cocer los huevos en agua con abundante sal (contamos 11 minutos desde que empieza a hervir el agua o 13 desde que los ponemos al fuego). Una vez hayan cocido los enfriamos y reservamos. Mientras tanto vamos preparando el relleno.

En primer lugar escurrimos el atún para quitarle el aceite y lo mezclamos con el tomate frito. Reservamos. Cortamos la lechuga iceberg en juliana muy fina, añadimos mahonesa y maíz dulce y reservamos.

Para montar el pastel vegetal cogeremos un molde para tartas, a ser posible rectangular (con seis rebanadas de pan tenemos que cubrir la base) y forramos con papel film transparente. Colocamos seis rebanadas de pan de molde en la base (si es con corteza os recomiendo que se la quitéis pero no es necesario). Repartimos el atún con el tomate sobre el pan de una forma uniforme y colocamos otras seis rebanadas de pan. Ponemos la mezcla de la lechuga, el maíz y la mahonesa sobre el pan y lo repartimos uniformemente. Mientras que hemos hecho todo esto los huevos ya estarán cocidos y fríos así que los pelamos, dejando dos para decorar, y los cortamos en rodajas que pondremos sobre la capa de lechuga, maíz y mahonesa. Colocamos otras seis rebanadas de pan de molde y cubrimos con las lonchas de jamón cocido y después con otra capa de queso en lonchas. Ponemos la última capa de pan de molde y presionamos sobre este para que compacte todo el conjunto. Ponemos papel film transparente, papel de aluminio o papel de hornear (yo prefiero este último) sobre el pastel, colocamos una bandeja que cubra todo el molde y damos la vuelta, demoldándolo. Quitamos el papel film y cubrimos con abundante mahonesa, dejando que caiga por los laterales, que naparemos con ayuda de una cuchara. Adornamos con huevo rallado, de los dos que habíamos reservado, ¡y listo!


Sugerencias:

  • Lo ideal es reservar el pastel una hora mínimo en el frigorífico antes de degustarlo. Además de que estará más sabroso y fresquito será más fácil cortarlo (aconsejo usar un cuchillo normal de cocina, tipo cebollero, y no de pan).
  • Se pueden añadir espárragos blancos, aceitunas, surimi, pimiento morrón, etc, tanto en el relleno como para decorar, es cuestión de gustos.


Share/Bookmark
votar

No hay comentarios: